Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico en forma irreversible. Este daño se produce generalmente, cuando aumenta la presión intraocular.
Es la causa principal de ceguera en personas mayores de 60 años. El daño puede prevenirse si se diagnostica y se trata en forma precoz.
El control de la presión ocular es la única forma de detectarlo a tiempo.

 

Síntomas

Glaucoma crónico

  • Lo peligroso del glaucoma es que suele ser asintomático hasta que el daño está avanzado. Cuando aparecen síntomas, reflejan una pérdida irreversible de fibras del nervio óptico y esto se manifiesta como puntos ciegos en la visión periférica (disminución del campo visual). Si se trata puede detenerse el daño pero no recuperar la visión perdida. 

 

Glaucoma agudo

Existe una forma de “glaucoma agudo” que constituye una de las pocas urgencias en la oftalmología y que se produce por un aumento de la presión ocular en forma repentina y sintomática en ojos predispuestos (ojos con ángulo estrecho). 

Síntomas del glaucoma agudo: 

  • Dolor severo en el ojo, la frente o la cabeza
  • Ojo rojo
  • Disminución de la visión o visión borrosa
  • Visión de halos de luz o halos de colores
  • Náuseas y/o vómitos

 

Ante la presencia de estos síntomas se debe consultar en forma urgente al oftalmólogo ya que sin tratamiento, el daño puede llevar a la ceguera.

Tratamiento

  • Gotas para bajar la presión
  • Láser 
  • Cirugía filtrante (trabeculectomía)
  • Cirugía con implante valvular
Abrir chat